Trujillanos no tienen la capacidad económica para cumplir la cuarentena

0
178

Los trujillanos se ven en la obligación de cumplir con sus actividades laborales diarias, a pesar de la cuarentena social anunciada por el Ejecutivo hace más de un mes, por no tener la capacidad económica de parar la producción diaria.

Morella Bastidas, vendedora ambulante en el municipio Valera, tiene que trabajar todos los días para alimentar a sus hijos. Así como ella, muchos comerciantes informales tienen que trabajar “hasta donde el gobierno les permita” para obtener el dinero y cumplir con sus necesidades básicas.

Esta madre de familia debe caminar cuatro horas desde su casa para llegar a su lugar de trabajo, esto se debe a la prohibición de transporte público en el estado. Medida que más allá de limitar a las personas a cumplir sus actividades laborales, les obliga a recorrer a pie largos trayectos.

Aunque la propagación del coronavirus es un riesgo latente, el hambre es el miedo más frecuente entre los trujillanos. “Nosotros nos podemos quedar 40 días en la casa, pero qué vamos a comer”, se pregunta Morella.

La baja capacidad de respuesta del gobierno de Maduro, deja a los trabajadores que viven del día a día sin ningún tipo de garantía que los ayude a sobrellevar la cuarentena obligatoria.

“Como es posible que hoy entregan la primera bolsa de comida, cuando ya pasaron 30 días de la cuarentena. Quedarse en casa sería fácil si el gobierno nos diera un bono que realmente ayude para algo”, cuenta Jean Durán, valerano que vive de sus ingresos diarios.

Por su parte, la alcaldía de Valera anunció nuevos horarios de trabajo para los mercados. El mercado municipal y “La Paz” deberán abrir de martes a domingo, desde las 6:00 a.m hasta la 12:00 m. Los días lunes, así como las tardes, serán destinadas a hacer limpieza de ambos lugares.

Comentarios

comentarios